banner agraria energia ASAJA Sevilla

El campo sevillano, en pérdidas: la sequía y los altos costes merman las producciones y la renta

ASAJA-Sevilla analiza la evolución de la campaña agraria en la provincia
19 Sep 2023 No comment  

En un contexto marcado por la constante fluctuación de los precios de las materias primas, ASAJA-Sevilla ha llevado a cabo un exhaustivo análisis de los costes de producción en el sector agrícola.

En el primer semestre de 2023 los costes de producción en el sector agrícola han experimentado cambios notables. Para comprender estos cambios, se han considerado los precios de tres materias primas fundamentales: fertilizantes, energía y plásticos.

Los fertilizantes, después de alcanzar valores máximos al inicio de 2022, han disminuido su coste en el primer semestre de 2023. Sin embargo, aún se mantienen en niveles históricamente elevados. Según estimaciones proporcionadas por los Servicios Técnicos de ASAJA, han registrado una disminución promedio del 23% en lo que va de 2023. No obstante, si se compara con octubre de 2020, se ha producido un incremento del 250%. Por otro lado, los fitosanitarios, como el glifosato, han experimentado un aumento del 50% en el transcurso de este año.

En cuanto a la energía, se observa una disminución del coste en los primeros meses de 2023 en comparación con el año anterior, cuando se alcanzaron los niveles más altos de los costes de producción directos. La electricidad ha descendido un 20% en lo que va de año, pero si se compara con octubre de 2020 el incremento alcanza del 265%.

Por su parte, el precio del gasoil experimentó una disminución del 27% en el primer semestre, si bien durante los meses de julio y agosto no ha parado de subir. El incremento experimentado desde octubre de 2020 ha sido del 178%.

Es importante destacar que estos cálculos se han realizado considerando únicamente los costes directos, sin incluir aspectos como amortizaciones, arrendamientos de terrenos, alquileres, costes de oportunidad, entre otros.

Este análisis de los costes de producción ofrece una visión clara de la influencia de las materias primas en la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas. Los agricultores y ganaderos deben estar atentos a las fluctuaciones de precios de los insumos clave y adaptar sus estrategias para mantener su competitividad en un mercado en constante cambio.

Cereales de Invierno

La sequía extrema, la falta de lluvias y las altas temperaturas han marcado de manera importante el desarrollo de estos cultivos, desde su nacimiento hasta el ahijado y posterior encañado, con consecuencias muy negativas en los rendimientos finales de los distintos granos cultivados.

De esta manera, los rendimientos han sido de media de 1.000 kg/ha en trigo duro, frente a los 1.700 kg/ha de la campaña anterior (que ya estaba por debajo de la media de los últimos 5 años). Por lo tanto, se produce una reducción del rendimiento del 42%. Así las cosas, la cosecha de trigo duro en la provincia de Sevilla, apenas ha alcanzado las 80.000 toneladas, frente a las 137.745, de la campaña pasada.

En lo que respecta al trigo blando, los rendimientos medios, han estado en torno a los 1.200 kg/ha, frente a los 2.300 kg/ha de la campaña anterior 2022, con una cosecha total para la provincia de 78.366 toneladas, frente a las 138.092 toneladas del año 2022, es decir una reducción del rendimiento del 43,25%.

Dado lo irregular y la escasez de rendimientos, el 90% de las explotaciones han tenido que segarse para heno, a pesar de estar destinadas a grano. Si a ello le unimos la enorme presión que han tenido los productores y el importante incremento de los costes de los insumos empleados en la actividad agraria por el efecto de la guerra de Ucrania, se podría concluir con que la campaña en este tipo de cereales, ha resultado absolutamente desastrosa.

Tampoco ha habido una buena campaña para el triticale, con una caída del rendimiento del 43,3% (pasando de las 45.856 toneladas de la campaña pasada, a escasamente 32.000 toneladas en esta campaña).

Igual suerte han corrido la cebada y la avena, con descensos en los rendimientos de ambos cultivos, del 43,5% (no se llegará a las 20.000 toneladas) y del 41% (no se llegará a las 13.000 toneladas), respectivamente.

Leguminosas

En cuanto a las leguminosas debemos destacar que la superficie de estos cultivos se ha duplicado al ser un requisito obligatorio para el cumplimiento de los ecorregímenes. Sin embargo, los rendimientos han sido muy negativos. En concreto, en el caso de los garbanzos, la leguminosa que más superficie ocupa en nuestra provincia, los rendimientos han sido un 34% inferiores a los de la campaña pasada (800 kg/ha de media en la presente campaña, frente a 1.200 kg/ha en la campaña pasada).

Oleaginosas

La nacencia en secano ha sido muy irregular, debido a la escasez de lluvia tras la siembra, y este factor limitante ha hecho que en la mayoría de las parcelas se vean diferentes emergencias e incluso ausencia de planta (tan solo se ha visto un comportamiento más normalizado en los girasoles más tardíos). En general, se observó un escaso desarrollo del tallo y de densidad de plantas.

En la presente campaña, se han sembrado 103.229 ha. frente a las 129.350 ha de la campaña pasada, lo que supone una caída del 20% de la superficie. El motivo no es otro que los cambios introducidos por la nueva PAC, en vigor desde el pasado 1 de enero, que además de introducir nuevas prácticas de ecorregímenes de rotación de cultivos, a las que se han acogido la mayoría de agricultores con tierras de cultivos extensivos, ha hecho desparecer, entre otras novedades, la ayuda asociada al cultivo del girasol en este nuevo marco.

Al final, no solamente se ha producido una caída de superficie, sino una reducción del rendimiento por sequía, con una media de 730 kg/ha frente a los 1.000 kg/ha de la campaña pasada, o lo que es lo mismo, una reducción del rendimiento del 42% (de 129.0350 toneladas en 2022, se pasará a aproximadamente 75.357 toneladas en la presente campaña). Y para empeorar las cosas, con cotizaciones de precios a la baja.

Arroz

Desgraciadamente, la falta de dotación de riego ha impedido la siembra de este cultivo en un 97% de la superficie posible en nuestra provincia. Tan solo se ha podido sembrar un 3% de la superficie, 1.118 ha, con una reducción previsible del rendimiento, dada la calidad del agua y los factores climáticos que han afectado al desarrollo del cultivo que nos hacen prever una reducción del rendimiento de más del 30% (aproximadamente 8.000 kg/ha de media) respecto a una campaña normal.

Remolacha azucarera

La sequía ha marcado la campaña de remolacha en Andalucía. De hecho, lo hizo desde el primer momento, cuando la falta de agua provocó el retraso de las siembras ante las dudas de muchos agricultores.

Pese a la indecisión y el retardo de las siembras, la superficie final se ha mantenido estable, en torno a las 7.150 hectáreas. En regadío, si bien en unas condiciones muy precarias y con una dotación muy escasa, se han sembrado 5.300 hectáreas (3.600 ha en Sevilla y unas 1.700 en Cádiz), el 74% del cultivo, y en secano se han sembrado 1.850 hectáreas, de las cuales la mayoría se encuentran en la provincia gaditana y tan solo unas 300 ha en fincas sevillanas. Aunque a menor ritmo que en años anteriores, el secano sigue creciendo en la Zona Sur.

Los rendimientos han sido muy inferiores a los de una campaña normal. El rendimiento medio de una hectárea de riego supera las 80 toneladas, y en esta campaña en la mayoría de los casos, no se han alcanzado las 50 t. Las lluvias de finales de la primavera llegaron a recuperar algunas parcelas que estaban en situación crítica. Aun así, los rendimientos finales han sido inferiores en un 50% a los de una campaña normal de riego.

Es de esperar que para la próxima campaña, Azucarera haga buenas ofertas de contratación a los agricultores, con condiciones óptimas, una situación que será favorable para el sector, esperan, y que la escasez de azúcar disponible, el incremento de los precios mundiales y la necesidad de aprovisionamiento por parte de la industria supongan un incentivo para que Azucarera mejore sus condiciones.

Frutos Secos (Almendro)

Los altos costes y la influencia de la sequía han afectado de forma importante la producción, tanto por falta de agua de lluvia, en el secano, como por las limitaciones en las dotaciones para el cultivo, en el regadío.

Posiblemente por efecto de la sequía y unido a la falta de materias activas adecuadas, están apareciendo importantes daños por gusano cabezudo, no solo en secano sino también en zonas de regadío.

En paralelo los precios se sitúan en niveles muy bajos.

El rendimiento unitario está siendo un 45-50% menor al de la pasada campaña y con menor tamaño del fruto.

Ganadería

La situación de sequía y falta de lluvias está teniendo consecuencias directas sobre la actividad ganadera, fundamentalmente en el apartado económico, por el incremento de los costes derivados del traslado de agua hasta las explotaciones, y del mayor gasto en alimentación ante la escasez de pastos en el campo. Una situación muy grave, y con consecuencias muy severas. Como resultado de esto, los productores se han visto obligados a incrementar sus gastos para dar de comer a sus reses, ya que en un escenario normal había que recurrir a los piensos 5 o 6 meses al año, pero ahora hay que hacerlo los 12 meses y con precios más altos, como es el caso de la paja, cuyo valor de venta se ha triplicado en lo que llevamos de año.

Este factor afecta por igual a todos los sectores ganaderos (vacuno, ovino-caprino, porcino y equino), muy duramente a la ganadería extensiva, pero sin olvidar a la ganadería intensiva (para esta última, no solamente por el incremento de los costes de los piensos y de la alimentación, sino también por la subida de costes energéticos y de materias primas).

Otra consecuencia derivada de la falta de alimento y agua ha sido el del incremento del porcentaje de animales llevados a sacrificio para poder encontrar un mínimo de viabilidad en las explotaciones. Se estima que la horquilla de aumento de sacrificios con respecto a una campaña normal estaría entre el 10 y el 30%.

Mención especial tiene el porcino ibérico, que está teniendo una pérdida de ingresos por la diferencia de precios entre las diferentes categorías comerciales. A la escasez de pastos, se une una menor disponibilidad de bellotas, lo que provoca que los animales terminen con suplementación de pienso y pierdan su calificación como cerdos ibéricos de montanera.

 

Caminos Vivos ASAJA SEVILLA ok

CAJA RURAL 203x411px internacionalizacion

Sumas PINTURA

anuncio asegasa web asaja

ASAJA-Sevilla  Manteniendo el campo, mantenemos la vida.

Localización ASAJA-Sevilla

mapa localizacion Asaja Sevilla

Suscribase al boletín de noticias

Reciba las noticias de última hora!

  • Alertas de noticias de última hora
  • Alertas de próximas Jornadas
  • Alertas de cursos de formación

Contáctenos

Avda San Francisco Javier, 9
T: 954651711
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.
Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.